DigoDetroit_1B

Toda una babel sonora de contrastes, de texturas que bucean en las profundidades de un océano pop para después elevarse a las altas cotas de un rock electrónico sinuoso. Una mirada underground hacia terrenos equidistantes que coquetea con la suavidad y la contundencia, manteniendo el equilibrio justo entre las luces y las sombras, entre lo cotidiano y lo sublime; porque ahí, en el punto medio está la virtud. Y ahí, Digo Detroit han encontrado su identidad.

Así, con un carácter firme que pisa decidido y categórico, el cuarteto barcelonés nos presenta su nuevo EP, Ascendente (La Cúpula Records, 2015). Un trabajo que se aleja de los registros más luminosos de su álbum debut (Reflejos, 2014) para abrazar de cerca a la oscuridad, a través de un sonido que presume tanto de influencias trip hop como del R&B americano, siempre de esencia independiente.

Imponentes guitarras las de Felipe que, junto a Pilar al micrófono, consiguen crear una dualidad vocal tan seductora como envolvente. Un juego de voces que protagoniza el alma de las canciones de Digo Detroit y que nos detiene expectantes ante el espíritu evocador de este Ascendente. Los sintes de ambos aportan la atmósfera idónea para que el bajo de Javi, que rezuma melancolía, despliegue su artillería en una cadencia inducida por los latidos de la batería de Jordi. Auténtica sinécdoque sonora, donde las partes mantienen su naturaleza pero que, unidas desde 2012, dotan al todo de personalidad propia.

Cinco conceptos para dar vida a cinco canciones autoproducidas, que han contado con la grabación y mezcla de Aleix Sans (Can Sons Estudios) y el mastering de Yves Roussel. Temas en su mayoría autobiográficos, que hablan del amor y sus conflictos. Que, a través de una marcada conciencia social, pasean por las experiencias del día a día con una balanza capaz de contrarrestar la intensidad con giros desenfadados, y convertir lo trivial en emoción.

Vuelven así, y ahora desde el plano conceptual,  al juego de equilibrios que los define. A ese ying-yang de discurso vitalista que arranca con la bailable “Empezar”; un tema que en fondo roza la psicodelia y se nos presenta en la parte lírica como una montaña rusa que sube y baja por las líneas del pentagrama. Como “Encapsulados”, canción que cierra el disco, y es otra demostración de la faceta más dance de la banda a costa de un estribillo hipnótico donde los sintetizadores protagonizan la velada.

Entre una y otra, tres canciones más. El grueso de este EP. “Temblar”, con un arranque pop-rock a dos voces que cantan al paso del tiempo, entre ecos y melodías pegadizas. La adictiva “Esencia”; de gran calado electropop, cuyo diálogo alterno se convierte en una de las piezas fundamentales de Ascendente, en una brillante demostración vocal. Y “Error”, un pasaje frío y minimalista que estalla en la urgencia del dolor; delicada y arrolladora.

Con todas ellas, Digo Detroit han bordado un trabajo de formato casi poético. Por lo impactante de su propuesta, por dirigir su sonido hacia caminos poco explorados, por la sensibilidad que derrocha. Convirtiendo a este Ascendente en el compañero perfecto con el que escapar y también volver.

(Texto: Sara Morales)